viernes, 23 de febrero de 2018

Ciegos en un mundo de luz.


Por Carla Suárez


Este texto será más personal. No sé si más, o menos interesante, pero más personal.

Las últimas clases de filosofía me han hecho darme cuenta de algo que creía tener muy interiorizado. Tanto que ni tan siquiera le daba importancia. Me he dado cuenta de lo ciegos que estamos en realidad. Lo poco que vemos o, en ocasiones, lo poco que queremos ver.

Vivimos en un bucle en el cual llevar los ojos vendados es algo rutinario, algo normal. La consistencia de cada venda varía según la persona que la lleve, eso sí. Hay quien quiere ver más allá y decide cubrirse con una fina tela; y hay quien tiene miedo del "qué pasará", y decide coger su manta y cubrirse con ella hasta que pase la tempestad.

Unos más, otros menos, pero al fin y al cabo ciegos. Ciegos en un mundo de plena luz. Irónico, ¿verdad? Y es que si nos paramos a observar el pasado de nuestra propia historia, veremos que entre los versículos hay espacios en blanco. Espacios que en su momento no pudimos escribir por no ver con plenitud. Vacíos que podemos rellenar con suposiciones; pero entonces, ya estaríamos formando una historia basada en nuestra propia percepción. Al fin y al cabo, la vida no es más que eso. Un conjunto de percepciones que unimos a nuestro gusto y criterio, bajo la supervisión de nuestra ideología. 

Y es que resulta casi irónico que en una sola especie haya cabida para tal magnitud de percepciones. Porque creamos miles. Millones. Tantas que podemos encontrarlas habitualmente peleando entre sí por llevar una razón absoluta, donde no haya cabida para ninguna más. 

Y deseamos con todas nuestras fuerzas estar siempre en lo cierto.

jueves, 22 de febrero de 2018

Soy libre....



DEP, Antonio Fraguas, Forges


¿Todas las opiniones deben ser respetadas?

Por Mario Fdez.

En este último tema que hemos empezado hace unas semanas, uno de los primeros temas tratados en clase a modo de introducción, ha sido la pregunta de si deben ser todas las opiniones respetadas o no.

Desde mi punto de vista, un grave problema que existe en la actualidad es el hecho de excusar y permitir cualquier opinión por la simple razón de que es una opinión propia y personal, ¿esto es lo correcto? No, no es lo correcto. Las opiniones deben ser respetadas y se debe dejar que la gente las argumente, pero no cualquier opinión.

A menudo, nos encontramos en conversaciones en las que tratamos distintos temas y en la que podemos tener perfectamente diversas opiniones, pero no se puede permitir cualquier opinión. ¿Esto qué quiere decir? ¿Estamos siendo irrespetuosos e intolerantes? Para nada, lo contrario, precisamente la tolerancia es una virtud democrática que como tal se ejerce en un marco democrático. La tolerancia ayuda a que no se permitan opiniones que no estén dentro del marco democrático, porque en la democracia no vale todo, quien sostiene opiniones que no están dentro de los valores de igualdad, libertad, racionalidad y justicia, se sale del marco democrático y sus opiniones no deben ser toleradas.

En la sociedad actual hay diversos asuntos a la orden del día y que en ocasiones resultan conflictivos. Un asunto actual de este tipo es la igualdad entre los hombres y las mujeres, el feminismo. A día de hoy, todavía está presente notablemente el machismo, pero sin lugar a dudas gracias al feminismo se han conseguido grandes avances por la igualdad entre ambos sexos. Pero, ¿qué hubiese pasado si se hubiesen tolerado ideas en contra de la igualdad entre hombres y mujeres? Probablemente no estaríamos en la situación en la que nos encontramos, ya que si se hubiesen permitido, se estaría autorizando la defensa de valores que no se encuentran dentro del marco democrático.

También se puede aplicar este ejemplo a muchos más, por ejemplo: el racismo, la xenofobia, el fascismo, la homofobia, las diferencias entre clases sociales… Estos problemas deben ser debatidos y tratados a través de la tolerancia y el respeto, porque gracias a ello podremos obtener una solución fructífera. De la otra manera, lo que podría pasar es el efecto contrario, es decir, en vez de salir o evitar estas situaciones, podríamos acabar viviendo en un mundo que no sea nada respetuoso y en el que se den esas situaciones.

En definitiva, es muy importante respetar y saber escuchar las diversas opiniones y por supuesto saber argumentarlas correctamente, pero para ello debemos hacerlo con opiniones que sean respetuosas, tolerantes y que se encuentren dentro del marco democrático. Además, desde mi punto de vista, algunos de los valores más importantes son la tolerancia y el respeto porque sin ellos la convivencia sería mucho peor.

Por último, me gustaría finalizar esta entrada con una frase célebre de Mahatma Gandhi:

“No me gusta la palabra tolerancia,
pero no encuentro otra mejor.
El amor empuja a tener, hacia la fe de los demás,
el mismo respeto que se tiene por la propia.”

miércoles, 21 de febrero de 2018

Contra el sistema electoral mayoritario (y el mixto).

"El problema que se reviste con la aséptica palabra "gobernabilidad" es, dicho de  la forma más clara, el siguiente: impedir, en las sociedades afluentes, que las minorías radicales cuenten para algo o que perturben el sistema. Y es precisamente el sistema electoral proporcional, con su rígida e indestructible "equidad", el que permite que las minorías radicales consigan (si lo desean) una representación. Además, este sistema induce a votar (en principio) por la razón obvia que es el único que permite que salgan a la luz los distintos recovecos y estratos de la sociedad"

Luciano Cánfora, La democracia. Historia de una ideología, capt 15, pag 253.


martes, 20 de febrero de 2018

La percepción de la belleza

Por Yzan Pérez

La belleza es una cualidad muy perseguida en nuestros días con nuestro excesivo interés por la estética, pero la belleza no es la misma para todas las personas. Hay quien la encuentra, por ejemplo, en el arte, mientras que otros la encuentran en cuerpos tonificados. Esto depende de las condiciones subjetivas de la percepción, las cuales producen esta variedad de perspectivas, pero existen algunos aspectos muy diferentes que dotan de belleza a aquello que los posee, y de estos va a tratar este artículo.

Conocemos como belleza objetiva a aquella que nadie puede despreciar, aquella que presenta unas características que resultan atractivas para todas las personas. Un caso muy claro es el de las simetrías. Numerosos estudios han demostrado que el 100% de las personas que participan en una comparativa entre dos figuras similares pero con una más simétrica que la otra, han escogido la simétrica por la armonía visual que presenta. Incluso en la edad antigua se presentaba la perfección en un cuerpo absolutamente simétrico, equilibrado y cuya altura era similar a la de siete cabezas verticalmente colocadas.

Otro canon de belleza es la proporción áurea. Se trata de un número (1, 618...) cuya representación es una espiral que se abre progresivamente. Los registros de pinturas que poseen esta proporción en su construcción se remontan a la prehistoria, cuando ni siquiera se conocía ese número, por lo que se trata de una belleza intuitiva que todo humano tiende a apreciar. 

Sin embargo, otros tipos de belleza dependen de factores subjetivos y totalmente diferentes en cada persona, y por eso existen personas que ven la belleza en paisajes naturales, otras en la moda y otras en la pintura. Pero lo innegable es que la belleza no depende únicamente de perspectiva, sino que hay factores que embellecen las cosas, no se trata solo de gustos particulares.

lunes, 19 de febrero de 2018

Duda razonable.

Si la mujer siempre tiene razón y el hombre siempre está equivocado, entonces, si un hombre acepta esta idea como cierta... ¿El hombre está equivocado o tiene la razón?


domingo, 18 de febrero de 2018

In Shadow


Si algo nos ha enseñado la práctica zen, y otras filosofías de Occidente, es que la oscuridad no se combate siempre con luz sino, a veces, con más oscuridad. Ese enfrentamiento, al que pocos nos arriesgamos, es la premisa de una obra maestra de la animación: In Shadow.

El corto del realizador Lubomir Arsov es un acceso a las más oscuras grietas de la vida moderna, y de los paradigmas de la civilización de occidente. Los sombríos parajes de la mente son recorridos haciendo preguntas incómodas: “¿qué tan pesada es la mentira que vistes?”, o “¿qué se esconde en tu sombra?”.

Lo más visto...